Menu

Adiós pastelillos.

0 Comment


Durante toda mi vida he gustado de hacer deporte considero que cuento con una buena condición física que me ha permitido formar parte de competencias a nivel local, delegacional, estatal y estoy a punto de llegar más alto pero paso algo insospechado, de ninguna manera he tenido sobrepeso mucho menos obesidad por lo que no me preocupaba por llevar una dieta estricta o muy rigurosa comía de todo y más después de mi divorcio puesto que yo era el encargado de preparar mi comida por un tiempo no me preocupe por lo que me llevaba a la boca así que me alimentaba de cosas poco nutritivas y con alto contenido calórico comencé a notar que me cansaba al entrenar que no tenía el mismo rendimiento y pensé que con dejar de comer pastelillos y pan por las noches volvería a retomar mi nivel de competencia pero después de un par de meses me sentía más fatigado y con una sed verdaderamente intensa posteriormente sentía muchos deseos de orinar continuamente por lo cual mi coach me sugirió hacerle una visita al médico honestamente le di el avión diciéndole si pero no lo hice, una semana más tarde me insistió nuevamente con lo mismo de modo que no tuve más remedio que hacerlo.

Al llegar a la consulta le describí mis síntomas al doctor y sin revisarme nada me solicito realizarme una serie de análisis los cuales sin problema lleve a cabo pero al regresar para saber el resultado, este me dejo helado pues me detecto diabetes; en ese instante pensé que ya no podría hacer mi vida, que ya no podría competir más y que se habían terminado mis sueños de competir en otro país meta que venía planteándome desde hace tiempo y la vi truncada por unos instantes.

El medico obviamente noto mi asombro por ello me comenzó a explicar que no debía pensar de esa manera que lo que yo necesitaba solo eran más cuidados en todas las indicaciones médicas, y que la alimentación es muy importante, por supuesto ejercicio que no está contraindicado es decir: que como en cualquier otra enfermedad se requiere de cuidados específicos para llegar a tener una vida tan normal como sea posible; en primer lugar me recomendó tener especial cuidado al elegir mi calzado para no requerir nunca de un pie diabético tratamiento por ello me explico que la higiene del pie debe ser más meticulosa libre de humedad y con ello evitar provocar algún tipo de hongo ya sea por el uso del tenis e incluso por el tiempo de uso de este calzado.

Otro aspecto fue el corte de las uñas ya que en ocasiones se puede llegar a padecer de uñas encarnadas esto es por la manera en la que se realiza el corte redondeado como en las uñas de las manos pero a diferencia de estas las de los pies deben hacerse con un corte recto, hizo mucho énfasis en cuidar mucho de la comodidad del tenis que estos deben ser acojinados por dentro y sin costuras además no deben ser ajustados para así evitar sufrir una lesión.

En segundo lugar me recomendó visitar un endocrinólogo y un nutriólogo para que me recomendaran una dieta diseñada específicamente para mí y mis necesidades; por último se encargó de dejarme muy claro que este no era el fin sino todo lo contrario este es el inicio de una vida saludable claro que llevando un control adecuado puedo tener una vida normal ya que dice el Doc. que cualquier persona que padezca esta enfermedad es candidato a realizar deporte en pro de su beneficio por lo cual sigo preparándome para competir.

Referencia: YouTube, DEGASA, IMSS

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *