Menu

De vacaciones.

0 Comment

Las pasadas vacaciones me ayudaron con mi amiga Carolina, ella y yo lo habíamos planeado durante meses en el campamento a las grutas de Tolantongo un lugar que hace varios años no he visitado pero que me traen muy buenos recuerdos y una nostalgia que me Ya no tiene que pasar la vida, la naturaleza y la adrenalina de pasar un par de noches a la noche, la noche de la noche, la noche y la noche río al chocar con las rocas, así como también apreciar los aromas de los árboles y la hierba fresca,el olor a leña de los campistas junto con el inconfundible aroma de bombones asados ​​en una fogata al anochecer así como al amanecer la suave brisa del río acompañada con un delicioso sabor del café a la leña son las cosas más adoro al ir del campamento.

 

 

Y un día conversando con Caro le hable acerca de mis recuerdos por lo que ella me confesó que nunca había vivido algo así, ella se entusiasmó con la narración que le hice y me propuso ir de paseo juntas de ese momento en ese momento decidimos que merecíamos un viaje para que ella viviera la experiencia.

Desde hace cuatro años conozco una Caro y siempre él no está disciplinado con su cuidado personal en todos los aspectos que se alimentan sanamente, realiza ejercicio cotidiano que asiste al gimnasio, tiene una linda piel y una bonita figura algo delgada que dice , es una mujer sana y preocupada por su salud, o al menos eso es lo que yo puedo leer mientras trabajamos juntas.

Pero al salir de vacaciones, nota que religiosamente por las mañanas Tomaba un medicamento y por las noches, honestamente no me atrevo a cuestionar porque o para que era; prefiero no entrometerme si ella no me comento nada al respecto yo no debía importarla con mis dudas de modo que no le di mayor importancia, comenzamos nuestro paseo casi de madrugada y que nos gustaría llegar a la hora de elegir el lugar para instalar la casa de la campaña junto a la orilla del río y así lo hicimos todo estaba de maravilla llevábamos todo lo necesario para pasar tres días de descanso y los primeros dos eran extraordinarios nadamos en el río, entramos a la gruta, comimos quesadillas de chapulines con una deliciosa salsa de molcajete que venden los lugareños,

 

 

Al amanecer me llevó un susto terrible porque su ligero rasguño ya no se veía tan ligero y todo lo contrario estaba visiblemente hinchado como infectado, ella casi no podía caminar de maravilla, de modo que rápidamente lo llevaba al servicio médico para que la atendiera y Me he enterado de que ella es diabética y que debía ir de inmediato a un hospital para que hicieran el tratamiento a su   pie diabético  ¡qué susto! Enseguida reconoció nuestras cosas y regresamos al hospital directo.

Lamentablemente este viaje no termino como tú pero querido, Caro está mucho mejor.

Visítanos en HC Medical para más información.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *