Menu

Ensayo sobre la ciudad.

0 Comment


No sé si son los rumbos por donde ando o una coincidencia pero al parecer hay muchas cosas que se están construyendo en la jungla de concreto. Justo cuando crees que el proyecto está listo te demuestran que no.

Tiene su encanto ver como construyen y como transforman un paisaje que ves todos los días en algo completamente nuevo o que nunca tuviste esa visión que ellos están haciendo. Obviamente no todo es color de rosa, las construcciones en la ciudad son rápidas dentro de lo que cabe pero terriblemente caóticas si están cerca de vialidades.

Eso sin mencionar el ruido constante, el polvo del cemento y la cantidad de trabajadores que se requieren para hacer tal labor. Cuando pasé el otro día por una construcción me quedé mirando hacia arriba, creo que deberíamos de hacerlo más seguido, nuestra ciudad crece para arriba pero ahora ella nos está viendo.

Pude identificar unos flejes de acero y me puse a filosofar un momento entre tanto caos para darme cuenta de todos los detalles que se requieren en una construcción como que nosotros al ser ajenos a esa construcción ignoramos muchas cosas que son vitales para el proyecto o que simplemente ignoramos.

Una de ellas es la necesidad confundida con la audacia de los trabajadores al subir a tales alturas, no dudo de que la vista haber de ser hermosa y terrorífica pero en cualquier momento podrían perder su vida si no son lo suficientemente precavidos.

No me imagino cual sería el número total de heridos en una construcción y al pensar en esto espero de todo corazón que tengan seguro de no ser así la desgracia de la familia es un lugar que no quiero explorar.

También pienso si en verdad nos conviene hacer tanta construcción. ¿De verdad requerimos esos edificios con miles de departamentos que solo algunos pueden comprar? ¿O esas miles de empresas que rentan pisos para distintas compañías?

Creo que hay que invertirle a otras cosas, no niego que no me emocione el resultado final pero  no siempre beneficia a todos, solo a algunos.  Además de que simbólicamente construimos una sociedad vertical y no horizontal, tenemos paisajes que se ven tecnológicos pero hay gente que no tiene esas posibilidades.

Las construcciones son un negocio porque ese edificio generalmente está hecho para generar dinero de alguna forma ya sea vendiéndolo, rentándolo o incluso destruyéndolo. Necesitamos construir más para las personas y menos por el dinero.

Los rascacielos sin duda son un elemento estético que adornan de forma elegante los paisajes pero no estoy segura de que tan útiles son, no estoy en contra de las construcciones, solo siento que las construcciones no siempre son de concreto.

Todo el tiempo nos estamos construyendo, las ideas que tomamos y que hacemos nuestras, las que rechazamos, las acciones que hablan por nosotros, es una ciudad muy grande y deberíamos de sentirnos cómodos en este que es nuestro hogar, visitar más esos lugares que nos agradan, ver más tiempo lo que nos tiene que ofrecer.

Al final del día todos somos parte de esta ciudad.

Para saber más:  YouTube, APLEMSA, El Financiero 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *