Menu

Sin experiencia.

0 Comment


Esta mañana me desperté muy temprano me prepare un café y mientras me daba un regaderazo puse mi música favorita para estar muy animado y salir de casa con la firme decisión de obtener el empleo que he deseado puesto que me sentía totalmente listo para la entrevista y para trabajar, ya cuento con los estudios necesarios además cumplo con cada uno de los requisitos que estaban pidiendo a excepción de la experiencia pues aún no he obtenido mi primera oportunidad para demostrar que estoy capacitado para desempeñarme. Pero aun así decidí presentarme pues pensé que no perdía nada con intentarlo, así que tome el auto y no dude en ir.

Al ingresar a las instalaciones de la empresa una señorita muy amable me pidió y recibió los documentos luego me dio un formato para que lo llenara con la información correspondiente posteriormente se lo devolví y espere por un largo tiempo hasta que me nombraron para pasar a la oficina de la entrevistadora, nunca antes había vivido esta experiencia por lo cual mis nervios estaban alterados aunque trataba de controlarme, al entrar a la oficina y ver el rostro de la mujer encargada de entrevistarme note de inmediato que tenía un gesto de poca amabilidad creo que me agobie más aun y al saludarla tartamudee, por un instante paso por mi cabeza la idea de darme la vuelta para salir corriendo del lugar solo gracias a que no me respondían las piernas no lo hice, ella me estrecho la mano con un firme apretón dijo su nombre y me ofreció asiento pero estaba tan preocupado que mis movimientos eran torpes por lo que al sentarme ni siquiera voltee a ver dónde me iba a dejar caer, literalmente iba a caer estaba tan a la orilla de la silla que apenas pude evitarlo, Ana como dijo llamarse de inmediato me extendió la mano para ayudarme se veía un poco espantada entonces yo comencé a reír y supongo que le contagie las carcajadas porque justo ahí desapareció esa expresión tan dura de su rostro. Sin duda ese tropezón me ayudo a relajarme mucho para contestar a cada una de sus preguntas sin inquietarme, antes de concluir me cuestiono porque había decidido presentarme sin uno de los requisitos obviamente la experiencia a lo que sin temor respondí, que había dudado en asistir pero pensé tengo el conocimiento y la capacidad solo falta que en algún lugar me den la oportunidad para demostrarlo.

 

Entonces me despedí agradeciéndole la oportunidad de escuchar a un joven inexperto pero con muchas ganas de trabajar, de aprender y porque no hasta de compartir mi conocimiento e ideas.

De ante mano sabía que no tenía ninguna posibilidad de obtener el puesto, pero lo intente comencé dando un paso firme bueno, aunque al principio no fue así  pues casi caigo pero una vez que me deshice de los nervios y el miedo, considero que logre un buen desempeño.

Me encontraba de regreso a casa cuando mi novia me llamo, por supuesto que me pregunto cómo estaba y que tal me había ido pero no solo para eso se comunicó pues aprovecho para pedirme el favor de pasar al centro comercial y comprar algunos víveres, pero en el trayecto de camino me encontré con la sorpresa de que la calle por la cual debía circular estaba cerrada con varias barreras bicentenario pues la estaban repavimentado por lo que busque otra ruta, y encontré justamente lo que estaba buscando, un empleo para el que no era indispensable la experiencia, así que estacione el auto, entre a pedir informes y salí de ahí con un nuevo trabajo; pero que buena suerte tuve solo por desviar un poco el trayecto.

Conoce más: YouTube, Señales Vimar, El País

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *